Podemos pensar que el plomado de nuestros aparejos puede ser sencillo y realmente nos puede crear un problema. Una correcta elección de los plomos y su distribución son esenciales para el éxito de una jornada de pesca.


Muchos y muy variados son los tipos de plomos que existen. Dependiendo de la técnica de pesca, el pez, factores climatológicos, etc., deberemos utilizar el que sea más adecuado.


En este artículo nos centraremos en la pesca con veleta o boya y mostramos algunas maneras de plomar la línea con la utilización de plomos esféricos o de oliva.


Por desgracia, no todos los fabricantes tienen la profesionalidad que los pescadores desearíamos. Por ello, demasiadas veces nos encontramos con que el producto que hemos comprado no es el adecuado. Esto sucede a menudo con los plomos que vienen con la hendidura poco profunda, lo que facilita su pérdida por no poderlo fijar a la línea con la presión debida; o con la hendidura demasiado profunda, con lo que la pérdida se produce por rotura del perdigón; o con la hendidura descentrada, lo que provoca descompensación en el plomado.






La clasificación de los plomos es la que se muestra a continuación en la tabla:


CÓDIGO

SSG

AAA

BB

Nº1

Nº3

Nº4

Nº6

Nº8
PESO

1,89 g.

0,81 g.

0,40 g.

0,28 g.

0,20 g.

0,17 g.

0,105 g.

0,063 g.
EQUIVALENCIA

2 AAA

2 BB

2 nº3

2 nº4

2 nº6

3 nº8

 

 


Para la posición de los plomos, expondremos los 4 supuestos más habituales pero, como la pesca no es una ciencia exacta, no existen patrones establecidos que nos garanticen el éxito.

Las carpas, bogas y cachos, se alimentan a cualquier profundidad, desde el fondo a la superficie y, en aguas quietas, podemos aumentar nuestras posibilidades de captura si hacemos que el cebo caiga lentamente. Para ello, montando un flotador de varilla con dos o tres plomos del nº8 será suficiente.






Para los barbos y carpas a fondo, concentraremos el peso de los plomos en el bajo de línea, proporcionando al cebo una caída más rápida.






En caudales lentos y medios a fondo, a partir de la mitad de la linea, comenzaremos con plomos más grandes que se irán reduciendo a medida que nos acercamos al anzuelo.






En caudales medios y rápidos a cualquier profundidad, repartiremos de manera uniforme plomos de pequeño tamaño, con una distancia de 20 a 30 cm. entre los mismos.






En la pesca al cup, otros plomos cumplen las mismas funciones que los perdigones con hendidura: los de oliva, para una caida rápida del cebo al fondo, y los plomos styl, para una caida más lenta y progresiva.

Y por último, presentamos unos dibujos de plomos ulitizados para la pesca a fondo.






Estadísticas