La Comarca de la Vera es una de las zonas más bellas y con mayor número de cursos fluviales de la provincia de Cáceres.

Situada en las faldas de Gredos, podemos encontrar una gran cantidad de gargantas de aguas límpias y cristalinas que vierten sus aguas en el Tietar.

En éstas gargantas, las truchas encuentran un habitat perfecto, y, aunque no son de gran tamaño, nos pueden deparar buenas y divertidas jornadas de pesca.

La política de repoblaciones de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente de la Junta de Extremadura, exclusivamente de trucha autóctona, hace que las encontremos en un número elevado en esta zona.

Entrando en la provincia desde Avila, por la carretera de Alcorcón-Plasencia (C-501), llegamos a Madrigal de la Vera, donde se encuentra la Garganta de Alardos. A continuación, Villanueva de la Vera, en cuyo término municipal se sitúan la Garganta de Minchones y la Garganta de Gualtaminos.Siguiendo la misma carretera en dirección Plasencia, llegaremos a Losar de la Vera, típico por las figuras realizadas con los setos que abundan en el municipio, donde encontraremos la Garganta de Vahíllo y la Garganta de Cuartos. Le toca el turno a Jarandilla de la Vera, con la anteriormente citada Garganta de Cuartos,donde encontramos la carretera de acceso al Guijo de Santa Bárbara, con la Garganta de Jaranda. Le siguen Aldeanueva de la Vera, donde podremos pescar en la Garganta de San Gregorio, y Cuacos de Yuste, Garganta de Cuacos y Garganta de Pedro Chate, perteneciente también al término municipal de Jaraiz de la Vera.

Actualmente, la normativa que rige la pesca en estas gargantas es muy variada, por eso os aconsejamos que visiteis nuestro apartado de la Orden General de Vedas de Extremadura y la LEY 8/1995, de Pesca de Extremadura.

En relación con la pesca amosca seca, los señuelos a utilizar deben de tamaño medio y muy visibles, preferentemente tricópteros de "pelo de ciervo", puesto que nos encontraremos con arroyos de fuertes corrientes y lechos pedregosos. Tambíen nos darán buen resultado las "oliva", los tonos rojizos y las "brown".

La cautela es indispensable y deberemos pescar desde las orillas con lances muy cortos. La caña, pequeña, y la línea del número 5 o inferior. El bajo de linea nunca deberá ser superior a los 2 mts.





Estadísticas